sábado, 24 febrero 2024
More

    ¿Dónde es mejor invertir? ¿Elijo un fondo garantizado o un depósito?

    Con la bajada de la rentabilidad en los depósitos a plazo, otras formas de ahorro han vuelto a resurgir. En un artículo publicado en Invertia analizamos las diferencias entre un fondo garantizado y un depósito.

    Los fondos de inversión garantizados son unas de las alternativas de ahorro que han ganado más protagonismo durante los últimos meses, sobre todo a raíz de la recomendación del Banco de España de establecer unos límites en los rendimientos de los depósitos. Y es los clientes de ambos productos tienen unos perfiles muy similares pues, además de la rentabilidad, priman la seguridad de la inversión.

    Por productividad, los fondos de inversión garantizados se pueden dividir en dos clases: de rendimiento fijo y de rendimiento variable. Los primeros aseguran el capital inicial más una rentabilidad fija al vencimiento de la garantía. Y los segundos, añaden una rentabilidad adicional vinculada a la evolución del mercado (acciones, índices de referencia, etc.).

    Al igual que los depósitos, aseguran que “en la fecha que vence la garantía, se conservará la inversión inicial más una determinada rentabilidad”, explican desde la  Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva (Inverco), patronal del sector. Esto es, en su liquidación, el valor será igual o superior que en el momento de compra.

    Seguridad y rentabilidad

    Los fondos de inversión garantizados están protegidos por la entidad financiera que los emite pero no por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), como sí sucede con los plazos, asegurados hasta los 100.000 euros. Con todo, desde Inverco insisten en que la hipotética quiebra del banco del que depende el fondo “no tendría consecuencias para el inversor pues no se encuentra en el balance de la entidad financiera sino que es un patrimonio separado”.

    La rentabilidad anual de los fondos alcanzó, en 2012, un 5% en los de rendimiento fijo y un 4,3% en los de rendimiento variable, según datos de Inverco. Y, en esta línea, se han incorporado en el mercado algunos que ofertan hasta el 3,5% TAE. Como el Fondo 3 Garantizado V de Caja 3 a tres años y medio. O el Bankinter Renta Fija Ónix Garantizado, con una rentabilidad entorno al 3,15% TAE a cinco años. En ambos casos avalan el 100% del capital.

    En los depósitos, en cambio, las entidades financieras españolas (sólo algunas extranjeras no los siguen) respetan las rentabilidades máximas de un 1,75% TAE en los plazos fijos a un año, un 2,25% a los de dos años y un 2,75% a los de plazos superiores establecidas en enero por el Banco de España, según afirman expertos del comparador de depósitos Credimarket.

    Diferencias fiscales

    Una de las grandes diferencias entre los fondos de inversión y los depósitos estriba en “el corte fiscal”, explica el analista de fondos de Inversis Banco David Sánchez. Y es que tienen “la posibilidad de diferir el pago de impuestos mediante el traspaso de fondos, práctica imposible en los depósitos”. Así, no se tienen que pagar impuestos por los rendimientos obtenidos por un fondo hasta que este no se venda, algo que no sucede con los depósitos a plazo.

    Maica López
    Maica López
    Periodista especializada en información financiera. En CrediMarket.com desde 2013. Antes he trabajado en Bankimia y 20 minutos, entre otros. Me encanta la novela negra, la música y bailar jazz.
    spot_img

    Últimas noticias

    Artículos relacionados

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.