jueves, 13 junio 2024
More

    Heredar vivienda: exigencias para adquirir el inmueble

    Esta semana en un artículo publicado en Fotocasa comentábamos cuáles son los requisitos y procedimientos para heredar un bien inmueble.

    Heredar una vivienda por vía testamentaria es bastante habitual y no está de más conocer cuáles son los pasos a seguir en caso de ser el beneficiario de un inmueble, cuáles son los gastos que la herencia puede acarrear y qué aspectos importantes hay que tener en cuenta tras la adjudicación por testamento de una vivienda.

     Antes de heredar una vivienda de forma efectiva hay que abonar distintos impuestos. El pago de estos impuestos dependerá del parentesco del que hereda y de la cuantía que reciba, no del hecho de que exista o no testamento.

    Impuestos y otros gastos que hay que pagar

    El primero de los tributos a liquidar es el Impuesto de Sucesiones, que grava los incrementos patrimoniales obtenidos a título lucrativo o gratuito por personas físicas procedente de lo recibido en una herencia.

    La cantidad a pagar por este impuesto dependerá de varios factores:

    • Se paga más cuanto más se hereda.
    • Parentesco con el difunto: este tributo se ha suprimido prácticamente para cónyuges, ascendientes y descendientes en Navarra, País Vasco, Canarias, Baleares, Madrid, Castilla La Mancha, Castilla y León, La Rioja, Comunidad Valenciana y Cantabria. Mientras que permanece en Extremadura, Asturias, Aragón y Cataluña.
    • El patrimonio del que recibe la herencia: se paga más cuanto más rico es el que recibe la herencia. Para determinar su situación económica, el heredero debe presentar la copia de la última declaración del Impuesto de Patrimonio o, en su defecto, sustituirla por una declaración sobre su cuantía en la misma escritura de partición.

     El plazo para liquidar el Impuesto de Sucesiones es de 6 meses desde el fallecimiento, aunque cabe la posibilidad de establecer una prórroga por otros 6 meses más. Este tributo se paga a la Comunidad Autónoma donde residía el fallecido, ya que el rendimiento del Impuesto de Sucesiones se considera producido en la Comunidad Autónoma en la que el causante tenía su residencia habitual a la fecha del fallecimiento aunque los herederos vivan en otra Comunidad.

     En caso de que el heredero resida fuera de España, el pago del impuesto se hará a la Agencia Estatal Tributaria y de acuerdo a la normativa del Estado español. Esto supone una notable diferencia en materia de beneficios fiscales, ya que la legislación estatal no tiene las bonificaciones que suelen establecer las Comunidades Autónomas.

    Aunque el beneficiario de una herencia esté exento de pagar el Impuesto de Sucesiones, es obligatorio presentar en Hacienda la correspondiente declaración o autoliquidación del mismo. Para ello es imprescindible presentar una serie de documentos:

     1.- Escritura pública de adjudicación de herencia o, en su defecto, un documento privado suscrito por todos los herederos en el que deben figurar:

    • Los datos personales del causante y fecha del fallecimiento.
    • Relación de herederos con sus datos personales y relación de parentesco con el fallecido.
    • Detalle de los bienes o derechos del fallecido con indicación de su valor individualizado así como cargas o deudas que pesan sobre los mismos (es necesario presentar una fotocopia de las escrituras de los bienes inmuebles).
    • Relación de los gastos de entierro, funeral y, en su caso, última enfermedad del fallecido con sus correspondientes importes

    2.- Fotocopia del DNI del fallecido y de cada uno de los sujetos pasivos.

    3.- Fotocopia de defunción del fallecido.

    4.- Fotocopia del Certificado de actos de última voluntad del fallecido.

    5.- Copia del último testamento o en su defecto acto de declaración de herederos.

    6.- Respecto a los bienes inmuebles de naturaleza rústica o urbana es necesario presentar una copia del IBI de cada uno de los bienes que acredite la referencia catastral de los mismos. En caso de no disponer de los mismos, se deberá acompañar un certificado con la referencia catastral expedido por la Oficina del Catastro.

    Otro de los impuestos que hay que abonar a la hora de heredar una vivienda es el Impuesto sobre el incremento del valor de terrenos de naturaleza urbana o plusvalía municipal. Este tributo no es obligatorio y por lo tanto no se exige en todos los Ayuntamientos. Grava, como su propio nombre indica, el incremento del valor de los terrenos urbanos.

     Una vez liquidado el Impuesto de Sucesiones y la plusvalía municipal, si corresponde en función de la localidad, hay que acudir al Registro de la Propiedad para que el inmueble se inscriba a nombre del heredero o herederos. El Registrador de la Propiedad debe ajustar su precio a unos aranceles registrales que son los mismos en toda España.

    Para evitarse sorpresas de última hora, se recomienda leer con especial atención la factura del registrador donde deben figurar qué aranceles ha aplicado. Para la aplicación de estos aranceles se tienen en cuenta, entre otros factores el número de adjudicaciones, el valor de lo adjudicado o los derechos que se constituyen.

     Existen otros gastos asociados a una herencia, entre ellos la contratación de un abogado ya que siempre es recomendable contar con un abogado especializado en la materia. Antes de contratar los servicios de un abogado se recomienda solicitar un presupuesto de sus honorarios. También se tendrán que abonar los gastos notariales. Para calcular estos gastos se deben tener en cuenta, entre otros factores, el número de herederos, las adjudicaciones concretas y el número de copias simples y autorizadas que se expiden.

     Otros aspectos a tener en cuenta en caso de herencia de una vivienda

     Otro de los puntos importantes a la hora de heredar una vivienda es conocer si existen cargas sobre la misma, como una hipoteca. Para conseguir que las deudas del difunto no contaminen los bienes y el patrimonio del heredero, se aconseja aceptar la herencia a beneficio de inventario.

     Para acogerse a dicho beneficio deben cumplirse unos determinados requisitos:

    1. Aceptación expresa de la herencia a beneficio de inventario.
    2. Formación de inventario judicial que se denomina «de caudal hereditario» que determina los bienes que forman parte del activo y las deudas que integran el pasivo.
    3. El heredero que quiera utilizar el beneficio de inventario deberá manifestarlo ante el Juez competente o ante el Notario dentro de los 10 días siguientes tras saberse heredero, si reside en el lugar donde hubiese fallecido el causante. Si reside fuera, el plazo son 30 días.

     El heredero puede perder el beneficio de inventario si no se concluye el inventario en los plazos previstos -dentro de los 30 días siguientes a la citación de los acreedores y legatarios y concluirá dentro de otros 60 días-, si se deja de incluir en el mismo y a sabiendas alguno de los bienes derechos o acciones de la herencia o si, antes de completar el pago de las deudas, enajena bienes sin autorización judicial de todos los herederos.

    Maica López
    Maica López
    Periodista especializada en información financiera. En CrediMarket.com desde 2013. Antes he trabajado en Bankimia y 20 minutos, entre otros. Me encanta la novela negra, la música y bailar jazz.
    spot_img

    Últimas noticias

    Artículos relacionados

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.