sábado, 15 junio 2024
More

    Hipotecas: la permuta financiera – malas prácticas y su reclamación

    spot_img

    Por Francisco López, colaborador de Credimarket,  experto en cuestiones legales.

    Una reciente sentencia de la Audiencia Provincial de Jaén ha declarado la nulidad de un contrato de permuta financiera de tipos de interés (también denominados swap)  y a causa de la nulidad , la obligación de la entidad de restituir al cliente  las cantidades que por el mismo había abonado, en este caso 6.137 €.

    Estos contratos, que cubren el riesgo de la subida del tipo de interés, deben ser ofrecidos a los clientes, e  incluso debe hacerse constar en la oferta vinculante su ofrecimiento, porque así lo exige la Ley 36/2003, de 11 de noviembre, de medidas de reforma económica.

    El supuesto de la sentencia que aquí mencionamos no es extensible a la totalidad de los contratos similares, ya que la nulidad se basa en un defecto en la formación de la voluntad, al no haberse probado la entrega al cliente de la totalidad de la información relativa al mismo, por lo que se estima que hay un vicio del consentimiento suficiente para invalidar el mismo, y por consiguiente el contrato.

    De lo anterior podemos sacar alguna conclusión, que aunque obvia, habitualmente olvidada: Es imprescindible leer y entender  todo el clausulado de las operaciones financieras de forma previa a su firma. Es desgraciadamente habitual que esa información se nos facilite y sea suscrita por nosotros sin reparar demasiado en su contenido, animados por la eficaz labor comercial del empleado de banca de turno, pues bien,  en este caso la voluntad se habría formado correctamente, al menos existiría esa presunción, al estar toda la documentación suscrita, y la misma Audiencia, probablemente no nos daría la razón, aún sabiendo igual de poco sobre el contrato que el ciudadano de la sentencia que nos sirve de ejemplo, al que si le estimaron su pretensión.

    Creo que como conclusión de esta pequeña exposición debemos extraer la necesidad de consultar a un profesional independiente ante operaciones de cierta complejidad o de cierta importancia económica. Este asesoramiento, en nuestro mercado, lo prestan tradicionalmente los bancos y entidades financieras, y de ahí muchos de los problemas existentes. Sin dudar en absoluto de la profesionalidad y buena fe de todas y cada una de las entidades de nuestro sistema financiero, existe un manifiesto conflicto de intereses entre el asesoramiento que se presta y sus propios y legítimos intereses comerciales.

    Como muestra un botón: La información sobre la existencia de estos productos (aseguramiento del riesgo de variación del tipo de interés) es obligatoria, como ya hemos dicho, desde noviembre del 2003. ¿Cómo es posible que su suscripción mayoritaria se haya producido en los años 2007 y 2008? Esto responde, en mi opinión, no tanto al hecho de que subieran los tipos, sino más bien a una estrategia comercial por parte de las entidades. Es bien sabido que las extensas redes comerciales de nuestras entidades son capaces de “colocar cualquier cosa” como se suele decir habitualmente y no siempre con connotaciones negativas.

    Dejamos para otras entradas el análisis de estos productos a la luz de la normativa de protección de los consumidores,  desde la que también plantea zonas más que sombrías.

     

     

    Visite ProblemasconelBanco.com.

     

    Maica López
    Maica López
    Periodista especializada en información financiera. En CrediMarket.com desde 2013. Antes he trabajado en Bankimia y 20 minutos, entre otros. Me encanta la novela negra, la música y bailar jazz.
    spot_img

    Últimas noticias

    Artículos relacionados

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.