miércoles, 21 febrero 2024
More

    Qué hay que tener en cuenta al contratar una tarjeta ‘balance transfer’ o de transferencia de saldo

    Las tarjetas balance transfer, aquellas que permiten transferir la deuda de una tarjeta de crédito con un tipo de interés elevado a otra con una tasa de interés anual (APR) menor, la mayoría de las veces del 0%, pueden resultar muy atractivas.

    De hecho, pueden suponer un importante ahorro a los nuevos titulares ya que podrán beneficiarse de un menor interés durante un tiempo determinado. Sin embargo, a la hora de contratar una tarjeta de este tipo es conveniente valorar determinados aspectos. Lo detallamos en este artículo

    Aspectos a tener en cuenta

    Las tarjetas de crédito con transferencia de saldos (balance transfer) están diseñadas para atraer nuevos clientes a las entidades. Su gran baza, dar la posibilidad de traspasar las deudas contraídas con una tarjeta a otra que ofrece un interés menor. Con todo, hay que usarlas con sensatez. De lo contrario, puede suceder que el ahorro se diluya.

    Hay que tener en cuenta que la mayoría de las transferencias de saldos disponen de una tasa introductoria fija que suele ser del 0%. Esto permite al usuario transferir la deuda de una tarjeta de crédito con un interés elevado, a otra con una tasa introductoria del 0%.

    Sin embargo, transcurrido el periodo introductorio (que suele ser de unos 12 meses), el tipo de interés que se aplica suele ser el habitual de la tarjeta.

    Pero no sólo la amortización del saldo pasado el periodo introductorio puede resultar costoso. Si en algún momento del periodo con menor interés se produjera una situación de impago del saldo dispuesto o de los intereses de servicio de cancelación de la deuda o de la tarjeta de crédito, el tipo de interés promocional deja de tener vigencia.

    A partir de ese momento se aplicará el tipo de interés que figure en el contrato de la tarjeta. Un tipo de interés que, en según que tarjetas, es elevado y puele rondar el 23%.

    La transferencia de saldos de una tarjeta de crédito a otra no es, además, un servicio gratuito, a pesar de contar con una APR introductoria del 0%. En la mayoría de los casos, el cliente deberá pagar una comisión (tarifa) sobre el monto del saldo de la tarjeta que transfiere.

    Esta tarifa puede oscilar entre un 2 y un 5% del saldo transferido. Así, por ejemplo, si la tarjeta aplicase una comisión del 3% por el servicio de transferencia de crédito, al transferir una deuda de 10.000 euros el cliente deberá pagar 300 euros por esta comisión.

    Qué se debe evaluar

    A la hora de contratar una tarjeta de este tipo es aconsejable tener en cuenta varios aspectos. Entre ellos:

    1. Conocer qué tipo de interés se aplica a la tarjeta transcurrido el periodo introductorio o de APR 0%.
    2. Saber qué plazo de tiempo abarca el periodo introductorio.
    3. Leer bien la letra pequeña del contrato de la tarjeta y conocer si existe alguna cláusula que contemple comisiones adicionales por la transferencia de saldos.
    4. Buscar entidades que mantengan el APR 0% por la transferencia de saldos de forma indefinida.
    5. No efectuar transferencias de saldo entre periodos de facturación.
    6. Conocer cuál es la línea de crédito de la ‘balance transfer’. Es decir, qué cantidad máxima se le otorga a un cliente al que le ha sido aprobada la solicitud de una tarjeta de este tipo.

    Es importante saber, además, que tanto los bancos como las entidades emisoras de tarjetas de crédito sólo aprueban transferencias de saldo en el caso de clientes que cumplen con sus perfiles crediticios.

    Maica López
    Maica López
    Periodista especializada en información financiera. En CrediMarket.com desde 2013. Antes he trabajado en Bankimia y 20 minutos, entre otros. Me encanta la novela negra, la música y bailar jazz.
    spot_img

    Últimas noticias

    Artículos relacionados

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.