domingo, 23 junio 2024
More

    Descubre cómo ahorrar en la factura del gas 

    spot_img

    Una calefacción de gas natural sale entre tres y cuatro veces más barata que una eléctrica. Sin embargo, es posible optimizar su uso para reducir el consumo. Si quieres saber cómo ahorrar en la factura del gas, aquí te dejamos algunos consejos prácticos que te van a ayudar. 

    ¿Más consejos para ahorrar? ¡Síguenos!

    Ajusta la temperatura de la calefacción 

    Durante el invierno se suele caer en el error de subir demasiado la temperatura de la calefacción, lo que eleva considerablemente el consumo de gas. Según el Ministerio para Transición Ecológica, lo más recomendable es, cuando estás en casa, establecer la temperatura de la calefacción a 21 °C. Y si estás fuera, ajustar el termostato a 15 °C.

    Recuerda que el objetivo es que estés cómodo y a gusto en casa, y con esta configuración es más que suficiente.

    Verifica que no hay filtraciones de aire: aísla puertas y ventanas

    Se estima que las filtraciones de aire representan entre el 10 y el 25 % de la factura del gas; de ahí la importancia de controlarlas. Revisa tus ventanas, puertas exteriores, rejillas de ventilación y tuberías en busca de posibles escapes de calor.

    Si notas que por alguna de estas zonas está entrando aire frío, puedes sellarla con algún spray específico o con silicona aislante. Las cortinas de aislamiento térmico también son una opción efectiva para evitar las filtraciones de aire. 

    De igual manera, en caso de requerir alguna renovación en la carpintería exterior de tu casa, lo ideal sería utilizar materiales aislantes que no permitan las filtraciones de aire y que te ayuden a ahorrar gas. 

    Utiliza ropa de abrigo dentro de casa 

    Utilizar ropa de abrigo dentro de casa es una forma efectiva de reducir el consumo de gas de la calefacción, ya que necesitarás menos temperatura interior para no sentir frío y conseguir un ambiente cómodo. 

    Vestir con calcetines de lana y un buen jersey o sudadera polar tiene el mismo efecto que subir la temperatura de la calefacción, pero es mucho más económico y energéticamente eficiente. Si en verdad quieres ahorrar en gas durante el invierno, guárdate las mangas y los pantalones cortos para el verano. 

    Reduce el uso del gas en el baño y en la cocina 

    El baño y la cocina son las zonas del hogar donde más utilizamos el gas. Aquí van algunas recomendaciones que te ayudarán a darle un uso más eficiente a este recurso durante el invierno. 

    En el baño 

    La temperatura recomendable para el agua de la ducha en los días de invierno es de 35 °C. En general, lo ideal es que la temperatura de tu calentador no supere los 45 °C

    Cuando vayas a bañarte, en vez de llenar toda la bañera, date una ducha corta (según dicen, la ducha no debería durar más que lo que dura una canción). 

    En la cocina 

    Considera colocar el grifo de la cocina en la posición de agua fría. Si está en la posición de agua caliente, el calentador se encenderá de forma automática cada vez que lo abras. 

    Esta técnica de ahorro de gas también aplica para el lavabo. Al no iniciarse el calentador cada vez que se abre algún grifo, te evitas el consumo de gas que implica ponerlo en marcha y calentar el agua. 

    Invierte y utiliza en un termostato inteligente 

    Invertir en un termostato inteligente permite regular la temperatura dentro de casa de una manera óptima, reduciendo el consumo del gas. 

    Estos aparatos se conectan a la red wifi y pueden controlarse desde el móvil. Sin importar dónde estés, podrás administrar a tu antojo el uso de la calefacción. 

    Algunos termostatos inteligentes tienen una función que se llama multizona, permitiéndote establecer la temperatura de cada habitación por separado y de esta manera disminuir aún más la factura del gas. 

    Realiza un mantenimiento de los radiadores 

    Purgar los radiadores antes de comenzar el invierno es una práctica recomendada para eliminar el aire acumulado en su interior y asegurarte de que tu calefacción funcione perfectamente. 

    El mantenimiento periódico de los radiadores permitirá detectar fallos o cualquier tipo de anomalía que limiten su correcto funcionamiento e incida negativamente en el consumo de gas. 

    Si algún radiador necesita una reparación, deberás contactar a un técnico especializado. 

    La importancia del ahorro del gas 

    Más allá de reducir la dependencia a los combustibles y avanzar hacia una sociedad más sostenible, el ahorro del gas se vuelve más importante tras anunciarse un aumento del IVA de la luz y el gas

    Este aumento será aplicable a todos los consumidores, tanto domésticos como empresariales. En el caso del gas, a partir del mes de abril de 2024, el IVA llegará al 21 %. 

    Toma tus previsiones para el invierno, adopta estas medidas de ahorro y realiza un uso eficiente de tu calefacción y tu calentador, así podrás ahorrar en la factura del gas y contribuir positivamente con el medioambiente y en tu bolsillo. 

    spot_img

    Últimas noticias

    Artículos relacionados

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.