domingo, 25 febrero 2024
More

    Los seis errores más comunes al contratar un préstamo al consumo

    Para comprar un coche, reformar la casa, estudiar, hacer un viaje… En el mercado actual existen infinidad de finalidades para las que contratar un préstamo.

    Habitualmente, a la hora de suscribir uno, nos fijamos en el tipo de interés que nos aplicará. Y es realmente importante, pues determinará la cuantía de las cuotas a abonar periódicamente. Con todo, no es en lo único en lo que nos debemos de fijar.

    Detallamos aquí seis aspectos a tener en cuenta para evitar posibles errores.

    Fijarse sólo en el tipo de interés

    Sabemos que el tipo de interés nos marcará cuál será el coste de financiación al cual se tendrá que hacer frente durante la vida del préstamo.  Por lo tanto, creemos que es uno de los elementos que más impacto tiene en el importe final del préstamo, sin embargo no es el único factor determinante.

    Normalmente, tener unos intereses bajos puede suponer una vinculación amplia con la entidad, que acabará engordando el importe final que se deberá pagar.

    Asumir demasiados productos vinculados

    La vinculación puede consistir en domiciliar la nómina, contratar seguro de vida, de hogar y protección de pagos, realizar un gasto con tarjetas de crédito o disponer y aportar a un plan de pensiones. Contratar productos vinculados puede suponer una ventaja en cuanto al tipo de interés, pero a la larga es un gasto más ya que, a parte del coste, pueden aplicar comisiones.

    Condiciones y comisiones

    Las comisiones se encuentra al firmar la operación, durante la vida del préstamo y a su vencimiento. Al inicio suele aparecer la comisión de estudio y la de apertura, suelen ser en las únicas que nos fijamos.

    Pero se ha de tener en cuenta que la comisión por modificación de condiciones, cancelación anticipada y total son las que pueden incrementar el coste. Cuando se amortice anticipadamente un préstamo o al pagar la cuota final.

    No fijarse en el total a pagar

    La mayoría se fija en la cuota mensual, en que les permita seguir viviendo desahogadamente. Pero pocas son las personas que miran lo que pagarán, en total, al final. Al calcular la cantidad total se podrán ver cuanto son los intereses, las comisiones y los gastos.

    Pedir más dinero del que se necesita

    Cuanto mayor sea el importe solicitado más se deberá pagar en intereses, por lo que es conveniente pedir la menor cantidad de dinero posible. Por ello hay que pensar bien en qué se va a destinar el préstamo antes de pedirlo.

    Elegir un plazo demasiado largo

    Pocas veces se tiene en cuenta pero el plazo de reembolso es el factor que más encarece el precio de los préstamos personales. Si se tarda mucho tiempo en devolver un crédito, habrá que pagar mucho más dinero en intereses, por lo que siempre es recomendable reembolsar un préstamo en un plazo más corto.

    Maica López
    Maica López
    Periodista especializada en información financiera. En CrediMarket.com desde 2013. Antes he trabajado en Bankimia y 20 minutos, entre otros. Me encanta la novela negra, la música y bailar jazz.
    spot_img

    Últimas noticias

    Artículos relacionados

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.