domingo, 23 junio 2024
More

    Seguro de impago de alquiler: ¿qué es y cómo funciona?

    spot_img

    El seguro de impago de alquiler es un requisito que exigen muchos propietarios a sus inquilinos. Pero, ¿qué es exactamente?, ¿cómo funciona?, ¿por qué es necesario contratar uno? Resolvemos todas tus dudas sobre el tema y te comentamos cuáles son los principales beneficios de contratar uno.

    ¿Qué son los seguros de impago de alquiler?

    Los seguros de impago de alquiler son un tipo de póliza que protege a los propietarios de una vivienda ante cualquier eventualidad que pueda suceder durante el arrendamiento de su inmueble.

    Aunque la cláusula más llamativa es la que hace referencia al hecho de no abonar cuando toca las cuotas, un seguro de impago de alquiler protege ante otros aspectos, como posibles desperfectos que pueda sufrir la vivienda.

    Así, el seguro de impago de alquiler representa tranquilidad, porque pueden alquilar con la garantía de que cualquier problema que se presente lo resolverá la empresa aseguradora. Este tipo de seguro se ha popularizado durante los últimos años, y cada vez más personas recurren a él al momento de alquilar sus propiedades.

    ¿Cómo funciona un seguro de impago de alquiler?

    El funcionamiento del seguro de impago de alquiler es muy similar al de cualquier otro tipo de póliza. Simplificando, podemos decir que se trata de un contrato que involucra al propietario de la vivienda, el inquilino y una empresa aseguradora.

    El propósito de este tipo de póliza es, entre otros (variarán en función de la aseguradora con la que lo contratemos y del condicionado), asegurar al propietario del inmueble el cobro mensual del alquiler.

    De hecho, en el contrato se establecen los derechos y las obligaciones de cada una de las partes. Vienen determinados en las diferentes cláusulas.

    ¿Cuál es la cobertura de este tipo de seguro?

    Las condiciones de un seguro de impago de alquiler variarán en función de la compañía con la que contratemos la póliza así como del condicionado que suscribamos. En cualquier caso, estas son las coberturas más habituales:

    • Gestión de reclamaciones al inquilino en caso de que se atrase con los pagos.
    • Abono de rentas impagadas: permite, en función de las condiciones que se hayan firmado, recuperar las cuotas que los inquilinos no hayan abonado.
    • Reparación de daños en la vivienda, si el inquilino destrozara intencionadamente el mobiliario o las paredes. 
    • Asesoramiento jurídico, si se tuviera que iniciar una demanda de desahucio.
    • Compensación por gastos de limpieza del inmueble.
    • Impago de suministros.

    La cobertura varía mucho de una aseguradora a otra, así que es necesario analizar qué es lo que ofrece cada una antes de tomar una decisión.

    Es fundamental revisar detalladamente las condiciones de la cobertura, ya que suelen existir ciertas limitaciones. Por ejemplo, es común encontrar cláusulas que excluyen impagos derivados de situaciones específicas, como el impago por parte de un inquilino cuyo contrato esté en proceso de rescisión o cuando el propietario no ha cumplido con ciertas obligaciones estipuladas en el contrato de arrendamiento.

    Requisitos para contratar un seguro de impago de alquiler

    Los requisitos para contratar un seguro de impago de alquiler también varían en función de la empresa aseguradora y del tipo de póliza que se elija, aunque hay algunos aspectos comunes entre las diferentes compañías.

    Generalmente se hace una evaluación de los inquilinos para certificar su solvencia. Es decir, que van a poder pagar puntualmente las cuotas. Así, verifcan que no están en ficheros de morosidad, como ASNEF, y se les solicitan documentos que sirvan para comprobar sus ingresos y otros gastos.

    • Cuando se trata de trabajadores por cuenta ajena se solicitan las últimas nóminas para comprobar sus ingresos. Además influye si tienen un contrato temporal o un contrato permanente.
    • Los autónomos deben presentar sus declaraciones trimestrales de IVA y su declaración del IRPF.
    • En el caso de los pensionistas es necesario presentar el justificante de pensionista y una comprobación de ingresos.

    Al propietario, y para formalizar el contrato, se le pueden requerir documentos como la escritura de propiedad, de manera que se pueda verificar su titularidad.

    ¿Quién paga el seguro de impago de alquiler?

    La Ley de Arrendamientos Urbanos no establece quién debe hacerse cargo de este pago, por lo que lo más común es que el inquilino y el propietario lleguen a algún acuerdo respecto al tema.

    Cabe destacar que no es obligatorio contratar este tipo de seguro, pero los propietarios lo pueden incluir dentro de los requisitos para alquilar.

    En cualquier caso, no hay que confundir el seguro de impago de alquiler con la fianza o el aval que suelen pedir algunos propietarios a los inquilinos, porque se trata de dos mecanismos de protección o garantía muy diferentes.

    Beneficios del seguro de impago de alquiler

    Contratar un seguro de impago de alquiler tiene un número significativo de beneficios, tanto para los propietarios como para los inquilinos. Conocerlos te permitirá tener una mejor idea de cuáles son las razones por las que deberías contratar uno.

    Beneficios para los propietarios

    Los principales beneficiarios de los seguros de impago de alquiler son los propietarios de la vivienda, ya que no solo protegen los ingresos que reciben por alquilar un inmueble sino que también pueden proteger su propiedad ante cierto tipo de daños y recibir asesoramiento o representación legal en caso de que se presente algún problema.

    Esto reduce la incertidumbre al momento de alquilar y le brinda tranquilidad a los propietarios. Además, cuando se contratan los seguros de impago de alquiler, las aseguradoras suelen analizar el perfil del arrendatario, lo permite tener más información sobre la persona a la que se le alquila y facilita la toma de decisiones.

    Beneficios para los inquilinos

    En cuanto a los beneficios para los inquilinos, hay que destacar que se trata de una herramienta que puede fortalecer la relación entre los inquilinos y los propietarios. De alguna manera, se puede decir que es una forma de demostrarle al dueño del inmueble de que sus intereses estarán seguros y que no tiene nada de qué preocuparse.

    Además, tienen acceso a más propiedades para alquilar, porque un gran número de propietarios exige este tipo de seguro como requisito. Es una buena forma de demostrar responsabilidad financiera, y que se tiene toda la disposición de cumplir con los compromisos establecidos en un contrato de arrendamiento.

    spot_img

    Últimas noticias

    Artículos relacionados

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.