martes, 23 julio 2024
More

    Cómo crear una Sociedad Anónima en 10 pasos

    spot_img

    ¿Quieres saber qué es una Sociedad Anónima? ¿Cuáles son sus principales características o cómo crear una paso a paso? Te explicamos todo esto y mucho más, como su fiscalidad y sus ventajas e inconvenientes, en este artículo.

    Encuentra aquí toda la información sobre empresas y negocios

    Qué son las sociedades mercantiles

    Una sociedad mercantil es una entidad en la que cada miembro aporta dinero o bienes para el buen funcionamiento y, si se obtienen beneficios, se reparten entre los socios.

    En España existen diferentes tipos de sociedades mercantiles.

    • Sociedad Anónima
    • Sociedad Limitada
    • Sociedad Colectiva
    • Sociedad Cooperativa
    • Sociedad Comanditaria

    Qué es una Sociedad Anónima

    Una Sociedad Anónima (S.A.) se crea para proyectos empresariales de cierto tamaño. Su objetivo es recaudar dinero de inversores para poder realizar su actividad económica. Es la forma jurídica perfecta para empresas con un capital elevado y con inversores que esperan obtener beneficios.

    El capital social se divide en acciones y se reparten entre los socios en función del capital que cada uno haya aportado a la Sociedad. De esta manera, una mayor aportación conllevará recibir más acciones y tener un mayor poder de decisión.

    Una S. A. responde afrente a las deudas con su propio capital. Esto significa que los socios no tienen que afrontarlas con su patrimonio.

    Características de una Sociedad Anónima

    Como sociedad mercantil que es, una Sociedad Anónima tiene sus propias características. Estas son las más habituales:

    • Tan solo es necesaria, como mínimo, una persona para crear una Sociedad Anónima, en ese caso su calificación sería Sociedad Anónima Unipersonal (SAU).
    • El capital social está formado por las aportaciones de los socios y ha de ser mínimo 60.000 euros. Pero no es necesario abonarlo en el momento de la creación de la Sociedad, ya que la Ley exige el desembolso del 25 por ciento (15.000 euros).  
    • Las aportaciones de los socios pueden ser dinerarias (dinero) o no dineraria (bienes), por ejemplo muebles, material de oficina, ordenadores, etc. En este último caso, peritos designados por el Registro Mercantil deberían tasarlos para evitar valoraciones alejadas de la realidad.
    • El nombre de una S.A. tiene que ser único. Es decir, no puede existir otra sociedad que se llame igual. Una vez elegido, se tiene que registrar en el Registro Mercantil. 
    • Por Ley, se tiene que reservar un 10 % de los beneficios que haya podido obtener la Sociedad al fondo de reserva legal hasta alcanzar el 20 por ciento del capital social. Con esta medida se pretende que la Sociedad disponga de un capital por si en algún momento tiene problemas o deudas. 
    • Los socios pueden transmitir sus acciones a otras personas y no necesitan la autorización del resto: se puede entrar a formar parte de una S.A. sin problemas, todo lo contrario de lo que sucede en una Sociedad Limitada, donde necesitas la autorización del resto de los socios.
    • Los accionistas tienen derecho de asistencia y voto en las Juntas Generales.

    Cómo se crea una Sociedad Anónima en 10 pasos

    En este apartado vamos a ver los pasos que hay que seguir a la hora de crear una Sociedad Anónima. Los resumimos en 10:

    1. Elige el nombre de la Sociedad, su denominación social. Tiene que ser exclusivo, de manera que ninguna otra compañía se llame igual. Para ello, tenemos que tramitar la certificación negativa de nombre en el Registro Mercantil. 
    2. Deposita el capital social en el banco. La elección de la entidad es libre. Bastará con abrir una cuenta corriente a nombre de la Sociedad. 
    3. Redacta los estatutos. En este paso es preferible contar con la ayuda de un profesional, experto en la materia, ya que no puede haber ningún fleco colgando. Ten en cuenta que la legislación aplica bastantes exigencias.
    4. Firma las escrituras de constitución de la nueva Sociedad. Este trámite se hace ante notario y es necesario aportar los estatutos y la certificación de la denominación social.
    5. Obtén el Número de Identificación Fiscal (NIF o CIF) provisional por parte de la Agencia Tributaria. 
    6. Paga todos los impuestos en la Consejería de Hacienda de la Comunidad Autónoma que corresponda. Dispones de un mes para hacerlo. 
    7. Inscribe la Sociedad en el Registro Mercantil Provincial. 
    8. Obtén el NIF definitivo y comunica el inicio de actividad de la Sociedad. Se puede hacer online a través de un certificado digital o presencial. 
    9. Da de alta a los trabajadores en la Seguridad Social y solicitar el Código de Cuenta de Cotización del negocio.
    10. Notificar los contratos laborales al SEPE y comunicar a la inspección provincial de trabajo la apertura de un local autorizado.

    Ventajas de una Sociedad Anónima

    La constitución de una Sociedad Anónima, respecto a las de otras sociedades mercantiles, cuenta con varias ventajas. Te enumeramos las principales:

    • Si la S. A. tiene deudas, los socios no responden con su dinero. Es la propia Sociedad la que afronta esas obligaciones con su capital social. Por tanto, lo máximo que arriesga cada socio es el capital que aportó a la compañía.
    • Los socios pueden transmitir libremente sus acciones a otras personas sin necesidad de contar con la autorización del resto de socios.
    • No se necesitan muchas personas para crear una S. A. Basta con una (en cuyo caso sería una Sociedad Anónima Unipersonal). Tampoco existe un límite máximo de socios.
    • Una Sociedad Anónima muestra una imagen más profesional de una empresa y le resulta más sencillo captar nuevos inversores y obtener créditos por parte de los bancos.
    • Los socios tienen derecho preferente para la compra de nuevas acciones de la compañía.
    • Es el único tipo de empresa que puede cotizar en el mercado de valores (Bolsa) y emitir acciones cuando lo necesite.
    • A diferencia de otros tipos de Sociedades, sigue funcionando aunque fallezca uno de los socios fundadores.

    Inconvenientes de las S. A.

    La constitución de una S. A. también presenta algunos inconvenientes. Te listamos los principales:

    • Todo el tema administrativo y burocrático es tedioso y, en ocasiones, complejo. De ahí que sea aconsejable contratar a un profesional para que se encargue de ello.
    • El capital mínimo es elevado (60.000 euros) si lo comparamos con una Sociedad Limitada (1 euros). Aunque solo es necesario depositar al menos 15.000 euros en el momento de su creación, sigue siendo una cuantía que no todas las personas pueden afrontar.
    • Es complicado hacer cambios en los estatutos y cada vez que se haga hay que acudir al Registro Mercantil.  

    Fiscalidad de una S. A.

    Sí, una S. A. también tiene que hacer frente a tributos e impuestos. En este apartado te desgranamos los más habituales.

    El Impuesto de Sociedades en las S. A.

    El impuesto de sociedades grava los beneficios obtenidos en un periodo de tiempo de, como máximo, un año. Es decir, las ganancias que ha tenido una vez restado el IVA y otros impuestos y deducciones.

    Se liquida mediante los modelos 200 (anual, en el mes de julio) y 202 (para los pagos a cuenta y se presenta en abril, octubre y diciembre).

    El tipo de gravamen general es el 25 %, que es el tipo aplicable a Sociedades Anónimas y Sociedades Limitadas. Y, como en ellas, hay varios casos especiales en los que se aplica un tipo del:

    • 23 % para Sociedades cuya cifra de negocios en el año anterior sea inferior a 1 millón de euros
    • 15% para empresas de nueva creación

    IVA

    El IVA se liquida trimestralmente mediante modelo 303. En el mes de enero se hace un resumen anual del ejercicio anterior. En este caso, con el modelo 390.

    Si la compañía opera más allá de España y también trabaja en otros países de la UE, tiene que presentar también el modelo 349.

    IRPF

    Si se da el caso que la S. A. cuenta con trabajadores a su cargo, se tiene que encargar su IRPF. Para ello, cada trimestre se tendrá que presentar el modelo 111 y cada mes de enero, para declarar el ejercicio anterior, el modelo 190.

    Ismael De La Cruz
    Ismael De La Cruz
    Consultor financiero. Colabora en medios de España y Estados Unidos. Durante 12 años ha escrito un artículo semanal en Expansión. Ha sido miembro del Instituto Español de Analistas Técnicos y Cuantitativos
    spot_img

    Últimas noticias

    Artículos relacionados

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.