lunes, 15 abril 2024
More

    Cómo no perder una pensión no contributiva

    Existen diferentes motivos para perder la pensión no contributiva, porque este beneficio está sujeto al cumplimiento de ciertos requisitos y condiciones muy específicas. Saber cuáles son es sumamente importante, ya que de esta manera se puede prevenir la pérdida de este apoyo financiero o tomar medidas para solicitarlo nuevamente en caso de que sea necesario. 

    ¿Qué es una pensión no contributiva? 

    Una pensión no contributiva es una prestación económica que se concede a personas mayores o con discapacidad, que no han cotizado lo suficiente a la Seguridad Social, lo que las convierte en personas vulnerables al carecer de recursos suficientes para su subsistencia. 

    Los dos tipos principales de pensión no contributiva, por jubilación (para mayores de 65 años) o invalidez (para personas con una discapacidad mayor o superior al 65%).

    Según cada caso, se recibe una cantidad de dinero mensual. Pero debes tener en cuenta que puede ser retirada en función de los supuestos que te vamos a detallar en este artículo. 

    Superar el límite de ingresos establecido 

    Una de las razones por las que se puede perder la pensión no contributiva es superar el límite de ingresos que establece el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). Hay que tener presente que parte de los requisitos de la pensión no contributiva son: 

    • Ser mayor de 65 años o tener una condición de incapacidad permanente (mayor del 65%). 
    • Percibir menos de 6.784,54 euros anuales. 

    Si los ingresos de la persona superan el total que acabamos de mencionar, se pierde de manera automática el beneficio de la pensión no contributiva. Y es que está diseñada para asistir a las personas que tienen recursos económicos limitados, por lo que es normal que se tome en consideración el nivel de ingresos que se tiene. 

    No declarar los ingresos por unidad de convivencia 

    Todas las personas que se benefician de la pensión no contributiva tienen que declarar durante el primer trimestre del año cuáles fueron los ingresos del ejercicio anterior de su unidad económica o de convivencia

    La pensión no contributiva se otorga considerando no solo los ingresos del beneficiario, sino también aquellos de la unidad familiar o de convivencia. Esto es algo que se tiene en cuenta cuando se convive con otros por matrimonio y lazos de parentesco, por consanguinidad o adopción, hasta el segundo grado. 

    Estos son los límites de ingresos anuales que establece el INSS para gozar de la pensión no contributiva cuando se convive con un cónyuge o con personas con las que se tiene algún parentesco de segundo grado

    • Hasta 2 personas: 11.533,72 euros. 
    • Hasta 3 personas: 16.282,90 euros. 
    • Hasta 4 personas: 21.032,08 euros. 

    En caso de que se trate de padres o hijos

    • Hasta 2 personas: 28.834,30 euros. 
    • Hasta 3 personas: 40.707,25 euros. 
    • Hasta 4 personas: 52.580,20 euros. 

    Cuidado aquí: si convives con una persona (o varias) con las que no tienes ningún vínculo de consanguinidad o no estás unido en matrimonio, sí se la contará dentro de la “unidad económica de convivencia”. Y se considerarán sus ingresos para el cálculo de la pensión no contributiva a no ser que:

    • Sea un familiar de hasta segundo grado. 
    • Tenga una discapacidad igual o superior al 65% 
    • Sea un cuidador no profesional que te atiende a ti o algún familiar que conviva con vosotros con una discapacidad igual o superior al 65% 

    No notificar cambios a la administración pública 

    Otro motivo por el que se puede perder la pensión no contributiva es no informar sobre los cambios que se hayan generado en la situación laboral, económica y familiar de la persona. Dentro de esto se incluyen: 

    • Cambios en el estado civil. 
    • Cambio de residencia. 
    • Cambios en la composición de la unidad familiar. 
    • Cambios en los ingresos que se perciben. 

    Además, si la persona cambia de profesión debe informar al INSS, ya que se evaluará nuevamente cuáles son sus ingresos para confirmar si sigue cumpliendo con los requisitos de la pensión no contributiva. Y la seguirá recibiendo siempre y cuando no supere el umbral de ingresos.

    ¿Qué hacer si te quitan la pensión no contributiva? 

    Aunque se puede perder la pensión no contributiva, también se puede recuperar. Este beneficio está disponible para las personas que cumplen con los requisitos que señalamos antes, así que se puede volver a solicitar en caso de que se haya perdido por algún error o por algún cambio temporal

    Incluso es posible solicitar el reembolso de las mensualidades no cobradas, con una retroactividad de hasta 90 días. 

    Lo que se debe hacer para recuperar el beneficio es recopilar toda la información que respalda la situación económica de la persona, y solicitar una revisión del caso ante el INSS.

    No obstante, y ante cualquier duda, siempre es recomendable comunicarse con las entidades correspondientes para solicitar más información. Por ejemplo, el Departamento de Bienestar Social o Centros de Asistencia Social, que puedes encontrar en ayuntamientos, o contactando directamente en la Seguridad Social. Así podrás tener más claro cuáles son los pasos y el plazo con el que se cuenta para hacerlo. 

    spot_img

    Últimas noticias

    Artículos relacionados

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.