jueves, 13 junio 2024
More

    Cómo ahorrar con las cuentas remuneradas 

    Los ahorradores que busquen una cierta rentabilidad para su dinero y no quieran correr riesgos, tienen varias opciones. Hablamos de las cuentas remuneradas. Aquí te explicamos todo lo que debes saber. 

    Compara y consigue la mejor cuenta para ti   

    Qué son las cuentas remuneradas 

    Las cuentas remuneradas son aquellas que te ofrecen cierta rentabilidad solo por tener ingresado el dinero en ellas y cumplir ciertas condiciones. Estas pueden variar en función del tipo de cuenta remunerada de la que estemos hablando y de la entidad que la comercializa.  

    Las cuentas remuneradas están consideradas como un producto bancario de riesgo muy bajo ya que los intereses que ofrecen son fijos y no sufrirán cambios mientras dure el plazo de la remuneración y que está establecido en el contrato de suscripción. Es decir, los beneficios no están sometidos a las fluctuaciones de los mercados financieros.  

    A diferencia de los depósitos bancarios, en las cuentas remuneradas podemos disponer del dinero que tenemos ingresado en cualquier momento, sin penalizaciones ni comisiones ya que no hay plazos que cumplir.  

    Tipos de cuentas remuneradas 

    Existen diferentes tipos de cuentas remuneradas, en función del tipo de imposición de dinero y operativa que se puede realizar con ellas. Estas son las principales: 

    • Cuenta de ahorro remunerada: la finalidad que se persigue con una cuenta de ahorro remunerada es, como su nombre indica, ahorrar. También permite conseguir cierta rentabilidad sobre nuestro dinero sin correr ningún riesgo y con total disponibilidad. Su funcionamiento es muy similar al de una hucha, vas ingresando la cantidad de dinero que quieras y en cualquier momento podrás acceder a él. No permite ciertas operativas como transferencias, domiciliar recibos o tener asociada una tarjeta. 
    • Cuenta nómina remunerada: para poder acceder a cierta rentabilidad, el titular tiene que domiciliar la nómina, pensión o cualquier otro ingreso recurrente. Es posible que los rendimientos crezcan si se cumplen otras condiciones como domiciliar también recibos, realizar un uso mínimo de tarjetas, tener contratados otros productos del banco…  
    • Cuenta corriente remunerada: el banco te da cierta rentabilidad solo por tener abierta la cuenta, que servirá para llevar a cabo tus operaciones del día a día, y cumplir con ciertos requisitos.  

    En qué fijarse al comparar cuentas remuneradas 

    Antes de contratar una cuenta remunerada es aconsejable comparar la oferta que existe en el mercado. Porque, sí, intentaremos elegir la que tiene un mejor tipo de interés, si bien no es el único aspecto en el que nos debemos fijar.  

    • Rentabilidad. Intentaremos escoger aquella cuenta remunerada que tiene un mayor tipo de interés ya que eso supondrá que obtenemos mayores beneficios. Para ello nos fijaremos en el TIN, Tipo de interés nominal, pero sobre todo en la TAE, que nos dará una información más real (ya que tendrá en cuenta el TIN y el plazo, las comisiones…) 
    • Comisiones. Aunque habitualmente no suelen tener, puede haberlas, por ejemplo, de apertura o mantenimiento. Fíjate bien a la hora de analizar las condiciones del producto.
    • Tiempo de permanencia. Es posible que alguna entidad te exija que cumplas con un periodo mínimo de vinculación para obtener la rentabilidad. Tenlo en cuenta a la hora de contratar tu cuenta porque, si no lo cumples, es posible que no obtengas el rendimiento.
    • Vinculaciones. Domiciliar nómina (a veces por un importe mínimo) y recibos, contratar otros productos de la entidad como tarjetas de crédito… Revisa bien las vinculaciones que debes asumir para obtener la rentabilidad y su coste.  
    • Saldos máximos y mínimos. En ocasiones, las cuentas remuneradas ofrecen los beneficios si se mantienen unos saldos. Es decir, si se tiene un mínimo determinado de dinero y si no se supera cierto importe.  

    Cuáles son las mejores cuentas remuneradas 

    Como sucede con la gran mayoría de productos bancarios, no te podemos dar unos nombres concretos en cuanto a las mejores cuentas remuneradas. Y es que la idoneidad de una u otra dependerá de varios factores.  

    En general, las mejores cuentas remuneradas son aquellas que cumplen tus expectativas como cliente y como ahorrador. Es decir, presentan unos requisitos que puedes cumplir sin problemas y te ofrece unos buenos rendimientos.  

    Por eso insistimos en la importancia de comparar la oferta del mercado para saber cuál es la mejor cuenta remunerada para ti. En este sentido, y si no sabes por dónde empezar, el comparador de cuentas CrediMarket es una buena herramienta ya que en él encontrarás las condiciones de las principales ofertas del mercado. Para que analices rentabilidades, requisitos y condiciones y elijas la que más te conviene.  

    Requisitos para abrir una cuenta remunerada 

    La mayoría de las entidades te exigirán, a la hora de abrir una cuenta remunerada, que cumplas con ciertos requisitos y presentes cierta documentación. Estamos hablando, básicamente y entre otros, del DNI, una dirección de correo electrónico, declaración de actividad económica y justificante de ingresos.  

    Después, en función del tipo de cuenta remunerada que quieras abrir y de las tarjetas que quieras tener asociadas, si es que las permite, el banco podrá exigirte más información. 

    Diferencias entre las cuentas remuneradas y las cuentas corrientes  

    Las principales diferencias entre las cuentas remuneradas y las cuentas corrientes residen en dos aspectos. Por una parte, la rentabilidad. Y es que con las primeras puedes conseguir ciertos rendimientos y con las segundas, no.  

    Por otra parte, la operativa. En las cuentas remuneradas suele estar muy limitada mientras que en las segundas puedes domiciliar ingresos y recibos, realizar transferencias y traspasos, asociar tarjetas de crédito y débito, ingresar dinero, sacar dinero en cualquier momento, operar a través de internet… 

    Las cuentas remuneradas y Hacienda 

    Las cuentas remuneradas también tributan. En este caso, lo hacen los beneficios que obtengas con ellas. Como sucede con los depósitos bancarios, las retenciones de IRPF van por tramos. Son los siguientes:   

    • Menos de 6.000 euros: 19 %. 
    • Entre 6.000 y 50.000 euros: 21 %. 
    • Más de 50.000 euros: 23 %. 

    Mira toda la oferta de cuentas, con todas sus características, en nuestra web

    Maica López
    Maica López
    Periodista especializada en información financiera. En CrediMarket.com desde 2013. Antes he trabajado en Bankimia y 20 minutos, entre otros. Me encanta la novela negra, la música y bailar jazz.
    spot_img

    Últimas noticias

    Artículos relacionados

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.