domingo, 25 febrero 2024
More

    ¿Qué tipos de depósitos ofrecen los bancos?

    Aunque parezca que sólo existe un tipo de depósito bancario (a plazo e interés fijo) lo cierto es que las entidades financieras comercializan y ofrecen a sus clientes diferentes tipos de depósitos bancarios.

    A continuación explicamos qué tipo de depósitos existen y cuáles son sus principales características:

    • Depósitos a plazo fijo: estos depósitos ofrecen un tipo de interés fijo durante el plazo estipulado. Desde el primer momento de su contratación, el cliente conoce cuánto rentará su inversión ya que sabe de antemano el interés y decide el plazo en el que desea recuperar su inversión (1, 3, 6, 12 meses o más de un año).El abono de intereses puede ser mensual, trimestral, semestral, anual o al vencimiento. Para obtener el interés pactado es necesario mantener la inversión durante el tiempo establecido. Algunos de estos depósitos dan la opción de rescatar el dinero antes del vencimiento pero aplican una comisión por cancelación anticipada que afecta a la rentabilidad final del producto.Dentro de los depósitos a plazo fijo existen dos tipos:
      • A plazo y tipo fijo no creciente: el tipo de interés del depósito es igual durante toda la vida del mismo.
      • A plazo y tipo fijo creciente: son depósitos a plazo fijo tradicionales con una rentabilidad que aumenta a cada tramo que pasa, llegando al tipo más alto justo antes de su vencimiento. De esta forma, el banco se asegura que el cliente mantiene su inversión en la entidad hasta el final del plazo.
    • Depósitos combinados: los depósitos combinados invierten parte del dinero en un depósito a plazo fijo tradicional y el resto en función de un índice de referencia o un fondo de inversión.En este tipo de depósitos, el cliente no conoce de antemano la rentabilidad que va a obtener ya que una parte de la rentabilidad es conocida -la que se destina a la contratación de un depósito tradicional- pero la otra parte de la inversión dependerá de la evolución que experimente el índice o el fondo al cual se destine el dinero.En todo caso, lo que está garantizado es el importe inicial destinado por el titular a la contratación del depósito. Es decir, la pérdida nunca será por debajo del importe inicialmente desembolsado.
    • Depósitos a interés variable: en este tipo de depósitos el interés depende de alguna variable, como puede ser la evolución de algún índice de bolsa, alguna acción, el Euribor, el euro, el dólar etc… Son conocidos también como depósitos indiciados. Este tipo de depósitos garantizan el capital invertido pero no la rentabilidad que se va a obtener, ya que ésta dependerá de la evolución de la variable seleccionada.
    • Depósitos con retribución en especie (regalos): los depósitos con regalo entregan un obsequio (iPad, tablet, televisores, etc…) en lugar de intereses. La rentabilidad de estos depósitos con retribución en especie suele ser menor que la ofrecen los depósitos con remuneración dineraria.Estos depósitos no pueden ser cancelados anticipadamente y los regalos son considerados por Hacienda como rendimientos de capital mobiliario por lo que hay que tributar por ellos en la declaración de la renta, con una diferencia respecto a los depósitos que ofrecen una rentabilidad: en estos últimos, el 21% se resta de los intereses obtenidos mientras que en los depósitos con regalo, el 21% se resta del capital.
    • Depósitos en divisas: son productos de ahorro iguales a los depósitos bancarios en moneda nacional. La diferencia es que la operación se realiza en una divisa distinta al euro (normalmente la libra esterlina o el dólar estadounidense). A la hora de contratar un depósito en divisas es aconsejable tener en cuenta el tipo de cambio y el tipo de interés. Existen dos tipos de depósitos en divisas:
      • A interés fijo: la rentabilidad es conocida de antemano.
      • A interés variable: donde la rentabilidad se referencia a un índice distinto al Euribor (normalmente el Libor).

    Este tipo de depósitos, además, suelen comercializarse con un seguro que garantiza el tipo de cambio de la divisa al vencimiento de la operación y aplican una comisión por cambio de divisa que suele ser del 0,25%. Ambos factores (seguro y comisión por tipo de cambio) influyen en la rentabilidad final del producto.

    Maica López
    Maica López
    Periodista especializada en información financiera. En CrediMarket.com desde 2013. Antes he trabajado en Bankimia y 20 minutos, entre otros. Me encanta la novela negra, la música y bailar jazz.
    spot_img

    Últimas noticias

    Artículos relacionados

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.