sábado, 25 mayo 2024
More

    TAE: qué es la Tasa Anual Equivalente 

    Si en alguna ocasión has buscado algún producto bancario, seguro que has oído hablar de la TAE. Son las siglas de Tasa Anual Equivalente y nos indica el tipo de interés o rendimiento de un producto (en función sea de financiación o ahorro) bancario.  

    Compara la TAE de las mejores hipotecas 

    Qué es la TAE 

    TAE responde a las siglas de Tasa Anual Equivalente o Tasa Anual Efectiva. La TAE se muestra a través de un porcentaje con el que se indica el tipo de interés o rendimiento efectivo de un producto bancario.  

    La TAE se calcula en base a una fórmula matemática que tiene en cuenta varios aspectos del producto bancario: el tipo de interés nominal (TIN), la frecuencia de los pagos, las comisiones, algunos gastos… 

    Así, en el caso de un producto de financiación como un préstamo o hipoteca, la TAE nos indicará cuánto nos costará. En cambio, si hablamos de un producto de ahorro, como un depósito a plazo fijo, nos mostrará los beneficios que podemos obtener.  

    Cómo se calcula la TAE 

    La TAE se calcula, como hemos adelantado en el punto anterior, a través de una fórmula matemática. En ella, se tienen en cuenta el tipo de interés nominal (TIN) de la operación, la frecuencia de los pagos (si van a ser mensuales, trimestrales, semestrales, etc.), las comisiones que pueda haber y otros gastos.  

    Así, TAE = (1 + r/f)f-1.  

    Donde r es el tipo de interés nominal y f la frecuencia con la que el cliente realiza los pagos.  

    Diferencias entre TAE y TIN 

    Si has consultado las condiciones de productos bancarios habrás visto que, en la gran mayoría de ocasiones, junto a la TAE aparece el TIN. Se trata de otro porcentaje que nos informa acerca de otra de las condiciones del producto en sí, el Tipo de Interés Nominal.  

    Cuando vas a pedir un préstamo o una hipoteca, el TIN es el precio que nos cobra el banco o financiera por el hecho de dejarnos una cantidad de dinero durante un tiempo determinado. En cambio, en un producto de ahorro como una cuenta o un depósito, el TIN nos indica el beneficio que obtendremos con la imposición de dinero.  

    Es decir, la principal diferencia entre el TIN y la TAE es que el primero solo se refiere al interés a secas de la operación y no añade ningún otro aspecto (comisiones, gastos, plazos) que pueda repercutir en el coste real y que sí incluye el segundo.    

    TAE y TIN: en qué fijarme 

    A la hora de comparar y contratar un producto bancario debes fijarte más en la TAE que en el TIN, ya que te da una información más cercana a la realidad acerca de los costes o beneficios que puedes obtener.  

    Ten en cuenta que al calcular la TAE, además de algunas comisiones bancarias y determinados gastos, se incluye también el TIN. Dicho de otra manera: la TAE nos ofrece una información más amplia mientras que la que nos da el TIN es orientativa.  

    ¿Dónde puedo ver la TAE? 

    Puedes ver la TAE de cualquier producto bancario que la considere en los anuncios que hagan las entidades financieras al respecto. De hecho, y según indica el Banco de España, la TAE de un préstamo o una hipoteca debe aparecer de forma obligatoria “en la publicidad en la que se haga referencia al coste, en los contratos que formalicen con sus clientes, en las ofertas vinculantes y en los documentos de liquidación”. 

    Qué productos bancarios tienen TAE 

    La TAE o Tasa Anual Equivalente la podemos encontrar, habitualmente, en estos tres tipos de productos financieros: 

    • Productos de ahorro: cuentas de ahorro, depósitos a plazo fijo, seguros… En este caso, la TAE nos indica el beneficio que generará el dinero que hayamos depositado, por tanto, cuanto más elevada, mejor. En ella se incluyen los gastos de liquidación del producto. 
    • TAE en préstamos personales: nos informa acerca del coste real del préstamo y suele ser fijo. Cuánto pagaremos, entre intereses, gastos, etcétera por el hecho de que el banco o financiera nos deje una cantidad de dinero. Al pedir un préstamo, nos interesa que la TAE sea lo más baja posible.  
    • TAE en hipotecas: como en el caso anterior, nos informa de lo que nos costará el préstamo. Se incluyen comisiones y algunos gastos, no todos. Por ejemplo, en la TAE de las hipotecas no se contempla la tasación del inmueble, los impuestos a abonar a las administraciones públicas, etc. Ten en cuenta que, en el caso de una hipoteca a interés variable, la TAE cambiará en cada revisión, en función de la evolución que haya tenido el tipo de referencia (en España, el mayoritario es el euríbor). Así, si este sube, la TAE también lo hará.  

    Consigue la mejor TAE en tu hipoteca 

    Si estás buscando financiación y quieres valorar distintas opciones, el comparador de hipotecas de CrediMarket es el sitio ideal. En nuestra web podrás comparar las TAE y condiciones que te ofrecen las principales entidades que operan en España.  

    Además, te enviaremos un estudio personalizado de financiación y podrás contar con la ayuda telefónica de nuestros agentes expertos en hipotecas, que te acompañarán y guiarán (si así nos lo pides) durante todo el proceso.  

    Para ello, solo tendrás que responder a un sencillo cuestionario, una docena de preguntas con las que sabremos qué estás buscando y cuál es tu perfil. Con estos datos, que salvaguardaremos, analizaremos el mercado y te mostraremos las opciones que encajan mejor para tu perfil y tienen una mejor TAE. Recuerda que todos nuestros servicios son gratis y sin compromiso para ti. 

    Maica López
    Maica López
    Periodista especializada en información financiera. En CrediMarket.com desde 2013. Antes he trabajado en Bankimia y 20 minutos, entre otros. Me encanta la novela negra, la música y bailar jazz.
    spot_img

    Últimas noticias

    Artículos relacionados

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.