viernes, 1 marzo 2024
More

    Tarjeta de crédito y de débito: ¿cuál es mejor? 

    Seguramente te lo hayas preguntado alguna vez. ¿Qué es mejor, una tarjeta de débito o de crédito? Te explicamos las principales características de cada una de ellas para que, si tienes que elegir, lo hagas con el mayor conocimiento. 

    Encuentra la mejor tarjeta para ti 

    Tarjeta de crédito y de débito: ¿qué es mejor?  

    Como cualquier otro producto bancario, con las tarjetas de crédito y débito, no hay una que sea mejor que otra. Cada una de ellas tiene sus peculiaridades, sus ventajas y sus desventajas. Así, las tarjetas de débito son únicamente un medio de pago mientras que las tarjetas de crédito, además, también pueden usarse como método de financiación. 

    En este artículo te vamos a explicar cómo son y las diferencias que hay entre unas y otras. Para que, cuando tengas que contratar escojas la mejor para ti, ya sea una tarjeta de crédito o de débito.  

    Diferencia entre tarjeta de crédito y de débito 

    Aunque aparentemente son lo mismo, las diferencias entre una tarjeta de crédito y una de débito son más que notables, sobre todo en lo que hace referencia a la gestión del dinero.  

    Así, en las tarjetas de débito el cargo se aplica directamente sobre el saldo de la cuenta asociada, en el momento de realizar el pago de las compras. Por lo que, a falta de un tope, no se puede usar más dinero que el que haya en la libreta. Además, no permiten aplazar pagos. 

    Por su parte, las tarjetas de crédito también son un medio de pago pero, además, son un medio de financiación. Dan la posibilidad de poder realizar pagos, aunque no tengamos el dinero suficiente en cuenta, hasta el límite establecido entre el titular y la entidad. En este tipo de tarjetas, sí se pueden aplazar los pagos. 

    De débito o crédito: ¿cuál es más fácil de conseguir?  

    Teóricamente es más fácil conseguir una tarjeta de débito que una de crédito, siempre y cuando se abra o tenga contratada de una cuenta corriente en la entidad a la que se solicita. 

    La explicación es sencilla. Las tarjetas de débito, como hemos visto, solo sirven para pagar. Por su parte, las de crédito pueden usarse como un préstamo y como sucede con cualquier financiación, para concederlo, el banco o financiera tiene que estudiar antes si eres solvente y responsable con tus pagos. 

    Para ello, va a estudiar tu perfil financiero para asegurarse de que, en caso de utilizar el crédito, vas a devolver el dinero y los intereses que genere en el plazo de amortización que se haya pactado, y tu historial crediticio para confirmar que siempre has sido responsable con tus pagos y nunca has estado inscrito en listados de morosidad, como ASNEF.  

    Ventajas de las tarjetas de débito y crédito 

    La principal ventaja de las tarjetas de débito es que te permiten pagar sin llevar dinero en efectivo. Además, en el caso de tener que hacer alguna transacción, la operación es más rápidas ya que generalmente sólo te piden que marques el número de identificación personal, tu número PIN

    En cuanto a las tarjetas de crédito, suma a todas estas ventajas la posibilidad de devolver el dinero que se use (se tire o no del crédito) a plazos. Y se puede realizar de varias formas: en un solo pago al final de mes, fraccionando el importe, con cuotas flexibles… Eso sí, de usar esto opción, lo más probable es que tengas que hacer frente ciertos intereses. 

    Otra ventaja es que las tarjetas de crédito suelen llevar seguros asociados que pueden ser de utilidad, por ejemplo, en un viaje (como de pérdida y rotura de equipaje, por robo o uso fraudulento, etcétera). 

    Desventajas de las tarjetas 

    Una de las desventajas de las tarjetas de débito es que el saldo que se puede utilizar queda limitado al dinero que tienes en cuenta. Por tanto, hacer frente a un imprevisto con ella se hace complicado. 

    Por su parte, la principal desventaja de las tarjetas de crédito son los intereses que se deben pagar si se usa el dinero y se devuelve a plazos ya que suelen ser bastante más elevados que los tipos de interés de un préstamo al consumo. Cabe señalar que, si se retorna el saldo en un solo pago a final de mes, no se añaden intereses. 

    Comisiones de las tarjetas de débito y crédito 

    Las tarjetas de débito y crédito pueden tener las mismas comisiones, a excepción de las que tienen que ver con la financiación, que solo se aplican a las de crédito. Estas son las principales comisiones de las tarjetas:   

    • Cuota de alta: al contratar la tarjeta. No siempre se aplica.  
    • Cuota de renovación: se paga a partir del segundo año desde su contratación. Hay entidades que no la cobran.  
    • Duplicado de tarjetas: solo se paga cuando se pide una copia de la tarjeta porque la que tenemos se ha estropeado o la hemos perdido. 
    • Cuota de tarjeta adicional: cuando se pide, para otra persona, otra tarjeta vinculada a la cuenta. 
    • Por uso de cajeros que no pertenecen al banco en el que tenemos contratada la tarjeta. Ya sea por consultar movimientos, sacar dinero a débito, etcétera.  
    • Por sacar dinero a crédito: esta comisión sólo se aplica en las tarjetas de crédito y se cobra tanto se usen cajeros de nuestra entidad como los de cualquier otra.  
    • Comisión por reclamación de posiciones deudoras vencidas: también es exclusiva de las tarjetas de crédito y sólo se tiene abonar pagar cuando el titular ha usado crédito de la tarjeta y se retrasa en el pago de la cuota.  

    Tradicionalmente, las comisiones y mantenimiento de una tarjeta de crédito han sido mayores que las de una de débito.  

    Cuándo usar la tarjeta de débito o la de crédito 

    No hay una guía de usos de las tarjetas de débito y crédito. Con todo, podemos darte algunas pautas sobre cuándo es preferible usar una u otra. Así, en principio, se opta por una tarjeta de débito cuando:  

    •  Vas a sacar dinero en un cajero, ya que es más barato hacerlo a débito que a crédito (utilices el cajero que utilices)  
    • Cuando prefieres que se te descuenten al momento, de la cuenta en la que está vinculada la tarjeta, las compras que realices. 

    Por otra parte, se acostumbra a utilizar la tarjeta de crédito cuando: 

    • Quieres pagar a plazos una compra, porque el importe es elevado o porque te va mejor pagarla poco a poco.  
    • Cuando necesitas dinero rápido para un gasto imprevisto.
    • Cuando contrates un viaje. La mayoría de las tarjetas de crédito tienen seguros de asistencia y, en muchos casos, sólo se aplican si pagas con ellas la contratación.  
    • En reservas de coches u hoteles ya que hay empresas que no aceptan las tarjetas de débito.  
    • Si tu tarjeta de crédito cuenta con ventajas y descuentos (en gasolina, billetes de transporte, etcétera).  

    Dónde conseguir tus tarjetas 

    Si quieres contratar una tarjeta, ya sea de débito o de crédito, en el comparador de tarjetas de CrediMarket encontrarás la oferta de las principales entidades que operan en España. Podrás ver cuáles son sus características y condiciones y optar por la mejor para ti. Fácil, rápido y online. ¡Y sin apenas papeleo! 

    Maica López
    Maica López
    Periodista especializada en información financiera. En CrediMarket.com desde 2013. Antes he trabajado en Bankimia y 20 minutos, entre otros. Me encanta la novela negra, la música y bailar jazz.
    spot_img

    Últimas noticias

    Artículos relacionados

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.